Starbucks, un caso de éxito en el marketing emocional

Starbucks, un caso de éxito en el marketing emocional

El marketing emocional consiste en estrategias que tienen el propósito de movilizar los sentimientos y emociones de las personas a las que se dirige para conseguir acciones y actitudes favorables (reconocimiento, reputación o fidelidad) hacia una determinada marca, producto o servicio.

En la mayoría de casos, las personas seleccionan determinado artículo movidas por las emociones.
La grandes marcas son las que en mayor medida están empleando el marketing emocional, tal es el caso de la cadena internacional de café Starbucks. Esta compañía se ha convertido en un referente de fidelización, debido a los altos niveles de lealtad y compromiso de sus clientes.

No fue solo por la calidad de sus productos o por el esmero en la atención al cliente que esta cafetería logró tanto éxito. La estrategia digital llevada a cabo por Starbucks se ha configurado como un ejemplo del marketing emocional.

El principal valor de Starbucks reside en la experiencia asociada al producto que comercializa. El café queda en un segundo plano, lo primordial es vivir “la experiencia Starbucks”.

El buyer persona de Starbucks comprende mujeres (60%) y hombres (40%) entre los 25 y los 45 años, de nivel medio-alto, urbanos, a los que les gustan las nuevas tecnologías, la personalización y están al tanto de las últimas tendencias. Para la comunidad de Starbucks tomar un café consiste en un ritual, un hábito, una delicia y una recompensa satisfactoria que vale la pena compartir con los demás.

En el año 2017, Starbucks anunció en sus redes sociales que lanzaría un nuevo sabor, suUnicorn Frapuccino, una bebida de colores rosa y azul. En México, por ejemplo, se agotó el día de su lanzamiento antes del mediodía.

Su carácter limitado y sectorizado fue el factor de su éxito más que su presentación. La estrategia apeló al deseo que tienen las personas de sentirse protagonistas y tener algo que el resto no tiene.

Las estrategias de marketing emocional son totalmente aplicables a las pequeñas empresas. Lo primordial es tomar en cuenta el ejemplo dado por Starbucks y conocer muy bien a su buyer persona, ofrecer un valor agregado distinto a su competencia, en el caso de Starbucks es la experiencia que conlleva tomarse un café; y tener un sistema de atención para el cliente.