Growth Hacking

Growth hackin, creatividad para el crecimiento de tu negocio a bajo costo

El Growth Hacking es una estrategia de marketing relativamente nueva que suele generar cierta confusión. El término fue acuñado por el asesor de emprendimiento, Sean Ellis, en el año 2010. Este concepto gira entorno al crecimiento empresarial y consiste en un proceso constante de observación y experimentación con miras a reinventar las estrategias de marketing para crecer más rápido.

El Growth hacking involucra a múltiples departamentos de una organización, como ingeniería, desarrollo, ventas, entre otros. Para entender de forma más precisa de qué se trata este método lo ilustraremos con varios ejemplos:

Hotmail: pionero inconsciente del Growth Hacking

Cuando ni siquiera se había acuñado el término, este servicio de correo electrónico empleó exitosamente este método, al incluir al final de sus emails un link con la frase “Te amo, obtén tu correo electrónico gratuito en Hotmail”, el cual redireccionaba a la página de inicio de Hotmail para que los familiares, amigos y compañeros de trabajo de sus usuarios se creasen también una cuenta.

Esto hizo que el ritmo de crecimiento de la base de usuarios de la empresa pasará de 20.000 al mes a un 1 millón en un semestre.

Caso Dropbox

En sus inicios, este servicio de alojamiento de archivos multiplataforma en la nube invertía más de 200 $ para captar a un usuario que gastaba 60 $ al año, lo cual no tenía ningún sentido. Implementaron el Growth hacking por medio de un programa de referidos, mediante el cual sus usuarios pueden obtener espacio extra gratis invitando a otras persona a unirse a Dropbox, esta técnica es llamada gamificación.

Caso Airbnb

Airbnb es una plataforma de alquiler de espacios privados de alojamiento, cuyo éxito en su estrategia de Growth hacking radicó en que supieron explotar el auge de Craiglist, un directorio de anuncios por palabras online. Cada vez que alguien anunciaba un hospedaje en Airbnb podía publicarlo directamente en Craiglist para aumentar su alcance.

Gracias a esto, La web de Airbnb recibió una multitud de visitantes que provenían de Craiglist.

El especialista en Growth hacking se denomina Growth Hacker y al contrario de lo que muchos piensan, esta persona no tiene por qué ser un programador, aunque sí suele requerir el apoyo de este. El cargo de Growth Hacker debe ser ocupado por una persona curiosa, observadora, analítica, capaz de proponer tácticas orientadas al crecimiento basadas en hipótesis sostenidas por estadísticas.

En otras palabras, son especialistas en crecimiento de startups. Examinan un producto, redefinen sus cualidades y lo distribuyen con canales y acciones que consiguen un gran número de leads a cambio de una baja inversión. Como puede ver, el Growth hacking es una técnica que le viene como anillo al dedo a las Pymes, pues permite crecer en un entorno con presupuestos limitados.